Burbuja

“Lo he intentado porque no tengo nada que perder y sí mucho por ganar” (Richard Carapaz)

Ha pasado la primera semana de Vuelta a España; parecía larguísima cuando Víctor y yo estábamos estancados en La Jonquera, y ha terminado por resultar muy corta. Es un buen momento para tirar el balance de estas nueve etapas. Primera conclusión: el ciclista de quien más he disfrutado ha sido Antonio Pedrero, ya sabéis por qué, y encima ha terminado 15º en la Cumbre del Sol, clasificado sólo 10 segundos por detrás de Fabio Aru y 2 por delante de Kruijswijk. Una prestación de mucha talla.

Sigue leyendo

Caníbales

“Aficionados: no os preocupéis. Vamos a disfrutar esta Vuelta y a dar espectáculo. Acabaremos reventados cada etapa” (Toms Skujiņš)

Antes de almorzar, mis compañeros de The Cycling Podcast me han llamado aparte para hacerme partícipe del bombazo del día: Cannondale-Drapac, también conocido como “Slipstream Sports”, “el equipo de Vaughters” o “el Garmin de toda la vida”, había dado libertad a los corredores de su plantilla para que negociaran con otros equipos. Pese a la anunciada renovación de Rigoberto Urán; pese al nuevo socio, Oath; pese a la intensa campaña de publicity desarrollada durante el Tour de Francia… Todos los esfuerzos quedaron inanes cuando, el viernes, la empresa que iba a convertirse en patrocinador principal del equipo decidió dar un paso atrás.

La desaparición de Slipstream me disgustaría. Siempre es malo para el ciclismo que un equipo desaparezca, especialmente a estas alturas en que la planificación de la siguiente temporada está casi completa: ciclistas y técnicos encuentran, de repente, su futuro en el aire; y no hay puestos libres para todos. Personalmente, además, Cannondale-Drapac me cae muy bien por muchos valores y características de los que hace gala y por los excelentes personajes que alberga en su seno, empezando por el mánager Jonathan Vaughters. Tenía ganas, también, de ver en qué se concretaba la colaboración con Oath; si Slipstream se convertiría en una productora de contenidos tal y como están haciendo muchos clubes de fútbol – ya lo hablamos el día de Umerbekov.

Espero y deseo que Cannondale-Drapac encuentre un auspiciador y esté en las carreteras en 2018.

Sigue leyendo

Chihuahua

“Yo avanzaba por el lado izquierdo de la carretera, sobre un carril de loseta, para evitar los adoquines. De repente se ha acabado, así que me he cambiado inmediatamente al lado derecho para buscar otro carril de loseta… Y es entonces que me ha tirado la moto. No pasa nada: son incidentes de carrera y un poco de mala suerte. Los conductores de las motos son humanos, como nosotros” (Rafael Reis)

Me ha gustado mucho la reacción de Rafael Reis, ciclista de Caja Rural – Seguros RGA, ante mis preguntas sobre su incidente con la moto subiendo al Alto del Castillo de Cuenca. Es cierto que las ha realizado casi un cuarto de hora después de terminar, ya duchado y aliviado del calor de competición; también que, para ponerse frente a mi micrófono, ha saltado una valla con una agilidad impropia de un tío que venía de cinco horas de pedaleo sostenido, confirmando que había resultado ileso del suceso. En todo caso, me han parecido unas declaraciones empáticas y ecuánimes que, además, esquivan la polémica.

Aunque el ciclismo tenga un serio problema con los vehículos que circulan en carrera, no se solucionará creando bandos enfrentados: primero deben entenderse las partes; después tocará sentarse en una mesa con los organismos competentes para encontrar una solución. Mi compañero de The Cycling Podcast, Richard Moore, se hizo eco en el programa de ayer de la idea de eliminar los coches de equipo y dejar sólo vehículos neutros. No me parece una medida ideal ni práctica, pero puede ser un camino que explorar. Lo esencial, a mi juicio, es reducir el número de motos que acompañan al pelotón. Pero es sólo una opinión.

Sigue leyendo

Coxis

“Estoy muy contento de verme competitivo en esta Vuelta a España. Casi no me lo creo. Hace dos años no me veía corriendo en Movistar Team; imagínate estar aquí delante…” (Antonio Pedrero)

Como sabéis, me encargo de la comunicación del Equipo Lizarte. Es un curro que me requiere mucho tiempo y me aporta muchísimas satisfacciones tanto en lo personal como en lo profesional. Antonio Pedrero se fue del equipo antes de que yo llegara, así que no llegamos a coincidir. No obstante, siento mucha cercanía porque ambos lucimos con orgullo los valores de Lizarte y empatía por su forma de ser: discreto y aparentemente tranquilo, con un punto de inseguridad respecto de unas cualidades notables.

En esta Vuelta a España, Pedrero ha puesto de manifiesto sus capacidades en dos ocasiones: el lunes en La Rabassa, que subió casi completa por delante de un pelotón encabritado; y el jueves en la etapa de la Sierra de Espadán, siendo uno de los cinco últimos supervivientes de la fuga de cuarenta que trajo de cabeza a Sky. Hacen falta piernas y táctica para llegar hasta ese punto. Es cierto que acusó cierta debilidad en el terreno ondulado, la lógica con ese cuerpo de pájaro y ante rivales de categoría; también lo es que se mostró muy solvente cuesta arriba. En meta no se manifestaba feliz, “quisiera que hubiéramos rematado la etapa con Rojas”; sin embargo, no podía esconder la satisfacción de verse destacar en su primera ronda por etapas. Mola ver que se puede disfrutar desde la humildad. No hace falta ser el mejor para ser bueno, y feliz.

Sigue leyendo

Ahlstrand

“Alexey Lutsenko ha demostrado hoy [por la etapa de Alcossebre] que es muy fuerte: ya desde el principio, entrando en una fuga muy peleada, y después durante la carrera. He debido hacerle mucho hincapié en que estuviera tranquilo porque él tiene un problema: tiende a esforzarse de más, y por eso llega vacío a la disputa de la victoria. Físicamente es un gran ciclista. Tiene una capacidad impresionante… Pero debe creer más en sí mismo. Puede ganar clásicas del norte porque es bueno subiendo, es fuerte rodando, es veloz esprintando… Sólo le falta confianza. Cada año esperamos que pegue un pequeño salto de calidad. El mayor llegará cuando empiece a creer en sus posibilidades” (Alexander Shefer)

Qué lindo es el Alto del Desierto de las Palmas. Ofrece un escenario agradable en una carretera divertida, con aliciente y rampas ideales: suficientemente insidiosas para separar el grano de la paja, pero amables para ofrecer alternativas tácticas. Cada vez que se pasa por él se generan escapadas interesantísimas: competidas, numerosas, y capaces de plantear un duelo al pelotón. Repasando la composición de la fuga de la quinta etapa de la Vuelta a España queda claro que en el Desierto de las Palmas no se escapa cualquiera.

Por eso alegra ver en una ofensiva de esta calidad a un joven como el caudetano Héctor Sáez (Caja Rural). Es cierto que más adelante ha sido el primero en quedarse junto a Michael ‘Miguelito’ Schwarzmann, auténtico personaje de Bora, sprinter de tercera fila con bigote mexicano, mucha gracia y bastante oficio. No obstante, Sáez estaba muy contento en meta e incluso se mostraba optimista de cara a figurar en más escapadas de aquí a final de Vuelta. “Pero no de esas que no van a ninguna parte, sino de las que caminan hasta meta”, decía con algo de sorna y mucha esperanza. Los directores de Caja le consideran un motor apreciable que, limando las redondeces típicas de la bisoñez, estará entre los mejores ciclistas del equipo. Por lo pronto, tiene potencia rodadora e incluso cierto ‘punch’ para finales en cuesta.

Sigue leyendo

Yoga

“Me jode no haber ganado. A lo mejor me he precipitado y tenía que haber esperado a que lanzase el esprint Trentin porque iba a su rueda, pero me ha superado fácil al final. He trabajado muy bien y duro durante todo el año y espero poder reeditarlo aquí” (Juanjo Lobato)

¡Qué cerquita se ha quedado Lobato hoy de una victoria de etapa redentora! El gaditano lleva una temporada dificilísima debido, hasta donde yo sé, a problemas personales que pertenecen a su vida privada y por tanto no es pertinente apuntar aquí. La adaptación a LottoNL, en cambio, ha marchado razonablemente bien teniendo en cuenta que comenzó la temporada sin saber inglés. Este mismo mes logró estrenar su palmarés batiendo por tres bicicletas a Nacer Bouhanni en un sprint del Tour de l’Ain. En la llegada de Tarragona ha estado igualmente fuerte, como demuestra el hecho de que sólo un galgo de clase mundial como Matteo Trentin haya podido superarle pese a haber lanzado su ‘volata’ desde lejísimos.

Sigue leyendo

Jopito

“Ha sido un día de sensaciones malísimas. Ya subiendo la Rabassa he visto que… no sabía qué sucedía… pero me encontraba muy flojo. He decidido hablar con Peter Stetina, dejar que el día sucediera lo mejor posible… Espero que se trate de un mal día a consecuencia de la falta de competición. Lo más importante de ahora en adelante es recuperar y ver el motivo por el cual me encontraba así de flojo. Hacía tiempo que no me encontraba de esa manera” (Alberto Contador)

No ha sido una sorpresa el qué, sino el cómo. Al menos para mí. Que Contador perdiera hoy un poco de tiempo entraba dentro de las previsiones desde el mismo momento en que Sky ha tomado el mando del pelotón al pie de la Rabassa, con Salvatore Puccio imprimiendo un ritmo destinado a castigar a quienes llegaran con menos ritmo de competición a estos primeros días de Vuelta. Muchos iban a sufrir, algunos iban a caer… Pero no pensaba en un Alberto Contador tan débil, cediendo mucho más de dos minutos e incapaz de mantener el ritmo de un gregario mediano como Peter Stetina. Su imagen clavado entre coches, yendo hacia atrás en lugar de hacia delante, ha sido dramática y elocuente. La retirada llega justo a tiempo, o quizá un poquito tarde.

Sigue leyendo