Quién decide el futuro del ciclismo

Artículo publicado originalmente en Zona Matxin

“Por favor, creamos que el futuro puede ser muy diferente, y mucho mejor que el pasado”

Brian Cookson

La semana que viene se celebrarán, por fin, las elecciones a la presidencia de la UCI. En el Congreso de la UCI, coincidente con los Mundiales, si dirimirá por fin el McQuaid vs Cookson, Pat vs Brian, esa lucha en la cual ha predominado la guerra sucia y la agenda oculta. De esta última nos dio una pista ayer Steve Johnson, CEO de USA Cycling, a la par que expresaba públicamente su consabido apoyo a Cookson: “Con la actual estructura el presidente es también el CEO ‘de facto'”. Probablemente sea el primer paso en la redefinición de la UCI: separar el poder ejecutivo en una estructura empresarial, y dejar al presidente como figura representativa y fedataria. Y después, entonces, sí, privatizar la élite del ciclismo profesional masculino.

Hace una semana, dejábamos perfilada una coyuntura en la cual el famoso 51.1 que autoriza o no que McQuaid sea candidato a la presidencia y “el Dossier” en el cual Mike Plant e Igor Makarov habían compilado evidencias escandalosas contra el actual mandamás de la UCI centraban el debate. En ambos asuntos ha habido novedades significativas.

En el primero, dos federaciones periféricas han alzado la voz para proponer un cambio del 51.1 beneficioso para los intereses de McQuaid. Turquía y Barbados han emitido una propuesta de reconfección para añadir al final del artículo que el presidente saliente tenga derecho a concurrir a las elecciones sin necesidad de ser nominado. Por supuesto, dicha propuesta es retroactiva con objeto de refrendar la aún dudosa candidatura del irlandés. En esta fragilidad ha incidido esta semana Cookson; McQuaid sostuvo su argumento de que quieren “evitar que llegue vivo al Congreso de Florencia”. La réplica de Cookson ha sido asegurar que sólo aceptará ser presidente de la UCI si recibe la mayoría de los votos, aun siendo el único candidato que concurra en las elecciones.

En cuanto al Dossier, ese misterio del cual sólo se han filtrado un resumen de las partes más escandalosas y cuyo contenido resultó “perturbador” para Cookson, sigue sin hacerse público. Quizá salga a la luz en la vigilia de las elecciones, persiguiendo un golpe de efecto definitivo en favor del contendiente británico. Por lo pronto, no ha sido enviado por su financiador, Igor Makarov, al Comité Ético de la UCI. El ruso dice preferir someterlo al juicio de “un grupo de expertos independiente y externo”. Y explica que no hay suficiente distancia entre el Comité y la UCI: “Su secretario es el jefe de los servicios lugares de la UCI”. Y asevera, para terminar de legitimarse: “[Debido a la falta de independencia] La protección necesaria de las personas que testificaron para la elaboración de este dossier no puede ser garantizada”.

En clave electoral, lo más relevante ha sido la confrontación directa entre McQuaid y Cookson en la asamblea general ordinaria excepcional de la UEC (confederación europea del ciclismo). Ambos dieron un discurso de un cuarto de hora buscando convencer a los presidentes de las federaciones europeas, que posteriormente votaron para decidir a quién deberían votar los 14 delegados europeos en las elecciones de la UCI. El resultado fue de 27 a 10 en favor de Cookson; pero de eso hablaremos más abajo

El tono de esta última semana ha sido algo menos bélico. Cookson ha exhibido alguna propuesta concreta. Por ejemplo, en su discurso frente a los delegados de la UEC se comprometió a producir resúmenes de una hora de la Copa del Mundo femenina y regalarlo a emisoras como Eurosport para mejorar la difusión del ciclismo femenino. También emitió un buen post en su blog abogando por una mayor transparencia de las cuentas de la UCI. Mientras tanto, McQuaid intenta dejar que su bagaje, especialmente en materia de globalización, hable por él. Lo malo: también tiene un bagaje de corrupción y nepotismo que le lastra demasiado. Además, su estilo de campaña, agresivo y centrado en rebatir los actos de su rival y denigrar su imagen más que en defender y construir la suya propia, no le beneficia de cara al votante europeo.

Lo más polémico, cruces de acusaciones apartes, han sido las palabras de Cookson en torno a un posible proceso de “verdad y reconciliación” que conduciría, de funcionar, a una confesión masiva de dopaje y una amnistía, al menos, parcial. Sobre todo porque le preguntaron por Lance Armstrong, a quien podría revocársele su sanción vitalicia. Cookson, hablando de su presumible aliado en la sombra, vaciló: “No me siento muy cómodo ofreciéndole mucha esperanza de cara al futuro, pero imagino que no estaría en mis manos sino en las de la AMA. Ciertamente… Creo que otros han sido tratados más generosamente que él y me gustaría equilibrar eso. Pero eso no significa necesariamente que me gustaría verle de vuelta. Creo que no hay sitio para él en la élite del ciclismo, pero ya veremos qué tiene que decir y creo que si aún hay más verdad por emerger, como parece, debería contarla. Pero debe estar esperando algún incentivo para hacerlo”. Declaraciones pantanosas que en algún pasaje no difieren mucho de lo dicho por McQuaid en su día; el irlandés ha admitido lamentar sus palabras, sobre todo porque certificaron su ruptura con el ‘looby’ anglosajón que ahora enarbola el pendón de Cookson.

El otro foco de atención, el objeto de este post: según declaró a Associated Press, Cookson espera obtener “20 votos largos” de los 42 posibles en el Congreso de Florencia. “Creo que tengo ese nivel de apoyo, pero tengo que asegurarme de que se transforma en votos el día de las elecciones”.

… Y va a ser difícil. En las elecciones de la UCI votarán 42 delegados, elegidos por las cinco confederaciones continentales. No existe una lista oficial que las recoja, pero en Zona Matxin hemos confeccionado una oficiosa a partir de diversas fuentes que no debería diferir demasiado de la realidad. Tras cada nombre hay una historia y una confederación a la que tienen el deber de representar; sin embargo, el voto es secreto y esto posibilita que el delegado no se someta a la disciplina de su confederación.

Europa (UEC)

– Thierry Marechal (Bélgica) – Apoya oficialmente
– Slavomir Svoboda (República Checa)
– Rudolf Massak (Austria)
– Toni Kirsch (Alemania)
– Yvonne Mattsson (Suecia)
– Jean Regenwetter(Luxemburgo)
– Victoria Lesnikova (Rusia)
– Patrice Roy (Francia)
– Peter Privara (Eslovaquia)
– Giovanni Duci (Italia)
– Harald Tiedemann Hansen (Noruega)
– Umberto Langelotti (Mónaco)
– Charles Jackson (Gran Bretaña)
– Marcel Wintels (Países Bajos)

Fuente

Como podéis leer más arriba, 27 de los 41 delegados de la UEC votaron a favor del voto a Cookson en la pasada asamblea. McQuaid atribuyó esto a Igor Makarov, uno de los grandes impulsores de Cookson, “muy comprometido con las federaciones europeas, a quienes ha pagado este fin de semana viaje y alojamiento”. Aparte de esto, el belga Marechal ya ha hecho público su apoyo a Cookson y el noruego Hansen es muy beligerante contra McQuaid. Por otra parte, el voto de Charles Jackson estaría en tela de juicio según el blog de agit-prop del bando McQuaid, por cuanto Jackson tomaría el rol de presidente de British Cycling (federación británica de ciclismo) si Cookson tuviera que dejarlo por ganar estas elecciones… En consecuencia, el sufragio de Jackson estaría seriamente comprometido por intereses personales.

Pronóstico: En teoría, Cookson debería llevarse los 14 votos de Europa. Pero el sufragio es secreto, y probablemente McQuaid aún caiga bien a alguno de los votantes. Así que es probable que el resultado sea 13-1 o 12-2.

América (COPACI)

– Gabriel Curuchet (Argentina)
– Jorge Ovidio González (Colombia)
– Steve Johnson (Estados Unidos)
– Jose Luis Vasconcellos (Brasil)
– Edgardo Hernández (México)
– Juan Luis Rodríguez (República Dominicana)
– Alfredo Flores (Guatemala)
– Trevor Bailey (San Vicente)
– Waldo Ortiz (Puerto Rico)

Fuente

A priori, la confederación más dividida. El único que se ha pronunciado abiertamente sobre su voto es Steve Johnson. También Waldo Ortiz parece próximo al británico. Sin embargo, los delegados de países latinos son presumiblemente adeptos del actual presidente de la UCI. En su mayoría han sido recibidos por él en este último año; incluso estaba presente cuando la nominación de los delegados fue decidida. Pero Steve Johnson dice que “hay consenso en América” en torno a quien votar; y si él votará a Cookson…

Pronóstico: Es difícil precisar una cifra. Haciendo una estimación rápida, 6 votos latinos para McQuaid y 3 anglófilos para Cookson. Probablemente en estos nueve votos esté la llave de las elecciones.

Asia (ACC)

– Abu Samah Wahab (Malasia)
– Cai Jiadong(China)
– Decha Hemkrasri (Tailandia)
– Nobuhiro Matsukura (Japón)
– Alfred Li (Hong Kong China)
– Khalid bin Hamad Al-Khalifa (Bahrein)
– Majid Ahmed Al-Naimi (Qatar)
– Allen Chaizhunussov (Kazajistán)
– Lee Dae Hoon (Corea)

Fuente

La confederación con menor discusión. Asia apoya en bloque a McQuaid y su proyecto de globalización.

Pronóstico: 7 votos fáciles para McQuaid

África (CAC)

– Julius Mwangi (Kenia)
– William Newman (Sudáfrica)
– Winston Crowther (Sierra Leona)
– Yao Allah Kouame (Costa de Marfil)
– Aimable Bayingana (Ruanda)
– Danilo Correia (Mozambique)
– Mohamed Belmahi (Marruecos)

Fuente no revelable

En África hay alguna fuente principal de disidencia: Argelia, que se ha prodigado en publicar noticias contra McQuaid en su sitio web e incluso participó de la petición colectiva que solicitaba que el 51.1 se sometiera al juicio del TAS. Sin embargo, no ha conseguido asiento en el Congreso de Florencia. Los delegados de África para éste se decidieron hace un mes en Pietermaritzburg, donde se celebraban los Mundiales de MTB. Ahí estuvo McQuaid, brindando con el presidente de la federación egipcia y la confederación africana de ciclismo, Wagih Azzam, a quien insinuó que Pietermaritzburg podría organizar en 2016 el UCI World Cycling Forum. Este favor a la ciudad sudafricana probablemente garantice que William Newman no votará a Brian Cookson en un chispazo anglosajón.

Pronóstico: Probablemente, otros 7 votos sin oposición para McQuaid.

Oceanía (OCC)

– Klaus Mueller (Australia)
– Richard Leggat (Nueva Zelanda)
– Dominic Sansom (Islas Fiji)

Fuente

Una reunión por Skype bastó a Cookson para asegurarse el apoyo de australiano y neozelandés. El representante de Fiji no se ha pronunciado, pero lo lógico es que siga a sus vecinos.

Pronóstico: 3 votos para Cookson

En definitiva, lo más factible es que McQuaid y Cookson ronden los 20-22 votos, ambos, con ligera ventaja para el actual presidente de la UCI. El escenario está dominado por la incertidumbre: es difícil prever quién ganará. Pase lo que pase, allí estará Zona Matxin, en Florencia, para contarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s