Tan fresco que fiero

Artículo publicado originalmente en Rock n’Vuelta – Arueda.com

La llegada en la dura cuesta cántabra de Peña Cabarga deparó la victoria de Vasil Kiryienka (Sky) y un gran golpe de Chris Horner (RadioShack), que secó al resto de favoritos de la general aunque le faltaron tres segundos para arrebatar el liderato a Vincenzo Nibali (Astana).

“La subida no era tan dura como creía”, declara Chris Horner en meta. Luego se extiende en nota de prensa: “Cuando corría en Saunier Duval (2005) vivía en un piso justo ahí [al lado de Peña Cabarga], pero nunca subí así que no conocía la ruta. No obstante, era tan empinada que daba igual [conocerla o no]. Dejé mis piernas descansar en un tramo más suave, quizá fue ahí donde perdí los tres segundos [que le impidieron acceder al liderato]. Voy mejor y más cómodo cuanto mayor es la pendiente porque no hay rebufo y puedo centrarme en dar el máximo de mí mismo”.

Tan tranquilo que asusta, tan natural que sorprende, tan fresco que resulta fiero. “No me puedo estresar por tres segundos”. El americano dice todo esto después de sacar de su rueda uno por uno a todos sus rivales, de demostrar que no hay oposición a su altura, de quedarse a sólo tres segundos de quitarle el maillot rojo a Vincenzo Nibali y rematar la carrera incluso antes de las montañas asturianas, el Naranco y el Angliru, que hoy y mañana deberían terminar de decidir la carrera, probablemente a favor del cuarentón de RadioShack.

Realmente, lo visto ayer no fue inesperado. La Vuelta a España repite constantemente el escenario: subida empinada de entre dos y ocho kilómetros, todos los favoritos en guardia y obligados a defender su posición o atacar la ajena. Y, como los protagonistas también son los mismos, el resultado es irremediablemente similar y varía en segundos.

Ayer, por ejemplo, Horner sólo aventajó en 25” a Nibali. Una distancia irrisoria que sin embargo se antoja abismal por la zozobra que lleva aparejada cómo se consiguió. El americano subió desatado, a una velocidad por encima de cualquier límite razonable, batiendo récords. ‘Lo Squalo’ intentó mantenerse a su rueda y terminó por reventar. Vacío, perdió todo el tiempo de meta en apenas un kilómetro y fue rebasado por Purito Rodríguez y Alejandro Valverde, que a su vez habían asumido el rol de atacante y desbordado al principio de la segunda sección (poco más de 2 kilómetros) de Peña Cabarga. Una vez Horner les pasó quitándoles las pegatinas, ambos españoles optaron por marcarse su propio ritmo. Y limitaron sus pérdidas mejor que el italiano, que siguió sus sensaciones, y su coraje, y acabó arrollado.

El triunfo parcial recayó en Vasil Kiryienka, bielorruso de Sky. Es su primera victoria en una Vuelta a España, después de ceder la primera voluntariamente a David Arroyo en 2008 a cambio de un contrato con Caisse d’Épargne para 2009. Kiryienka es una persona atribulada: lo demostró en Movistar, haciendo perder al equipo la clasificación por equipos del Giro 2011 para ofrecerse un día de gloria en Sestriére, y autoeliminándose con un triste fuera de control en el Tour de Francia del mismo año porque, sencillamente, no quería correrlo. En Sky tuvieron una ración de su personalidad en el pasado Tour, cuando de nuevo cayó en el fuera de control de manera extraña, y también la tuvieron hoy con esta victoria llegada después de correr toda la Vuelta a su aire, escondido en el pelotón. Quién sabe si pensaba en hacer saltar la banca en un día como este donde fue capaz de ganarle el pulso al pelotón, en el que tiraba su exescuadra, sumando un minuto más a la ventaja que ya acumulaba en un tramo de llano y bajada de 30 kilómetros.

Precisamente esa relativa debilidad de Movistar es el factor principal de la etapa de hoy. Si el equipo telefónico, Katusha, Astana o RadioShack estuvieran particularmente inspirados, quizá podríamos verles aprovechar el ondulado terreno asturiano para lanzar una ofensiva lejana. Pero no es el caso: hay gregarios en muy buena forma, como Herrada, Dani Moreno, Kangert o Kiserlovski, pero no grandes bloques. Salvo alianza de fuerzas, lo más probable es que todo se juegue en el Naranco, de nuevo con márgenes de veinte segundos como máximo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s