Nairo y el ritmo [de competición]

Artículo publicado originalmente en Rock n’Tour – Arueda.com

Empieza el Tour de Francia, el Tour de Froome, el de las muchas alternativas y las pocas esperanzas. Flota en el ambiente una certeza: Sky está listo para arrasar, tiene al corredor más fuerte de la carrera y gregarios a su altura, como el año pasado, para marcar el ritmo 20 o 200 kilómetros y estrangular a la serpiente multicolor como si fuera una negra anaconda. Frente a ellos, rivales que se desean saltarines. Hay una vanguardia de corredores curtidos que por experiencia, actitud, cualidades y un palmarés ya nutrido no debería conformarse con morir asfixiada a la orilla del podio; y una retaguardia de inexpertos que, por bisoñez, se presume forcejeará.

De ella, un hombre ilusiona particularmente: Nairo Quintana (1990, Cómbita). El colombiano, pese a las exhibiciones de Henao, Urán o Betancur, es el máximo exponente de la nueva generación de ‘escarabajos’ que tantísimo ha dado que hablar. Tiene carisma, por cuanto derrocha seguridad en sí mismo y hace gala de una actitud reposada que contrasta con una mente rebosante de determinación y adrenalina. Y sobre todo tiene cualidades, sube ligero como una pluma, arranca como una moto, y encima sabe descender y rodar cuando es necesario.

Un dechado de virtudes, este será el Tour de su debut. La expectación ante éste viene justificada por su victoria en la Vuelta al País Vasco, una verdadera exhibición en un escenario de primer nivel. También su etapa de la Volta a Catalunya, con final en Vallter 2000; o cómo dio batalla en París-Niza, aun enfermo. Pensando en la pasada temporada, sus apariciones en cabeza del pelotón tirando de Valverde en la Vuelta… O la etapa de culto de Dauphiné en la cual derrotó al ‘treno’ de Sky subiendo el Joux Plane y los mantuvo a raya bajando hasta Morzine.

Expectación, pues, y una gran duda. ¿Por qué no ha competido antes del Tour? La última carrera de Nairo Quintana antes de tomar la salida hoy 29 de junio en Porto Vecchio es la Lieja-Bastoña-Lieja que disputó el 21 de abril. Casi dos meses sin competir, pasando de Suiza y Dauphiné donde han participado el resto de candidatos a algo. ¿Cuál es la razón de esta decisión? ¿Acusará la falta de ritmo de competición?

Para hallar una respuesta a estas preguntas consultamos a Mikel Zabala, una eminencia en el campo de las Ciencias de la Actividad Física y el Deporte que encabeza el gabinete de preparación física de Movistar Team.

“La necesidad de competición depende de cada deportista. Fisiológicamente hay quien pierde más el ritmo y quien menos; psicológicamente hay quien necesita carreras para comprobar que va por buen camino y quien se fatiga por la exigencia competitiva”, explica de inicio para después abordar el aspecto psicológico de Nairo. “Hablamos de un corredor a quien le viene bien entrenar a su aire, en su país, cerca de los suyos. No es que le repela la competición: bien al contrario, le encanta. Pero tiene mucha seguridad en sí mismo, así que no requiere de autoafirmación ante el resto del pelotón, y adora pasar tiempo en su Colombia”. ¿Y físicamente? “Es muy serio entrenando. Por un lado, tiene sus propias referencias para medirse; por otro, gracias al SRM y demás aparatos, hemos podido controlar su evolución y sus sesiones desde España. Y llega muy pero que muy bien de forma”.

Justificado todo esto, Zabala aporta argumentos sobre por qué es bueno competir antes de los grandes objetivos. “La competición es la sesión de entrenamiento óptima. Como es una puesta en escena, aglutina todos los aspectos que se deben combinar en una buena preparación. Es una carga más alta que la de un entreno normal, tiene mucha más intensidad y muchos más cambios de ritmo por ese componente, digamos, estocástico. Vas en grupo, tiras, atacas, te atrapan, atrapas… Es más divertido y tiene una mayor riqueza técnica y táctica que salir sólo con la bicicleta y el SRM”.

Ante todo esto, ¿no sería conveniente que Quintana hubiera tomado parte en alguna carrera antes del Tour? “El ritmo de competición es un concepto con mayor o menor importancia según el caso; en el de Nairo, no es clave por sus características. Además, no parte con grandes responsabilidades, sino que, como Rui Costa, estará a la sombra de Valverde”.

La decisión, pues, contraviene la recomendación general y se funda en las condiciones individuales del ciclista El propio Nairo hablaba ayer en la conferencia de prensa de Movistar de “coger el ritmo de competición en las primeras etapas”. Teóricamente concentrado en ayudar a Valverde durante la gran ronda francesa, el ‘mundillo’ espera que él aporte a este Tour su descaro. Que sea un componente estocástico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s