El descubrimiento

Publicado originalmente en Ruta de Sol a Sol

Yo suelo tener algunas historias favoritas, y una de ellas es la actuación de Colba en la Vuelta a Andalucía 2012. Desde el primer día estaba destinada a la tragedia, desde ese momento mítico en que dos ciclistas del equipo tomaron un paquete de bollycaos aún colorados por el esfuerzo de los siete kilómetros de crono y dieron cuenta de ellos, uno por uno. Al día siguiente, cuatro Colba claudicaron en el Alto de las Palomas, que subieron ya fuera de carrera como unos cicloturistas más. Un quinto se perdió camino de Ubrique. La mañana de la segunda etapa en línea tomé a James Mowatt, uno de los Colba que quedaban vivos; lo metí en el portal de una casa random de Trebujena y le hice una entrevista dramática sobre por qué estaba en Europa. Ese día, camino de Montemayor, tanto Mowatt como Aron Kremer quedaron eliminados de carrera; el octavo miembro del equipo, Clement Lhotellerie, se escapó. El francés que hiciera en su día unas semanas marcianas con Skil antes de dar un positivo de manual fue el único Colba que terminó la carrera.

Todo eso se lo conté a Tom Van Asbroeck después de la etapa. Se reía. “Imagino que Bélgica se sentirá orgullosa de mí ahora”. Van Asbroeck es el típico producto del Topsport Vlaanderen, un ciclista correoso, rodador y habilidad de velocista, quizá algo más fino que la mayoría de sus congéneres aunque por lo demás esté completamente acorde al perfil y de hecho tiene un futuro brillante ante sí.

No obstante, hoy se metió en la fuga de la jornada montañosa hasta el Castillo de Santa Catalina. “Sabía que el recorrido era demasiado duro y montañoso para mí. Mi director me dijo que me aprovechara para probarme de cara a las clásicas que se disputan en Bélgica el próximo fin de semana, Omloop Het Nieuwsblad y Kuurne-Bruselas-Kuurne. Al final esta es la única manera de hacer algo destacable en una jornada hostil para mí como esta: meterme en la escapada y estar en cabeza el mayor tiempo posible”.

Cuestión de supervivencia. “Soy un esprínter. Estoy intentando convertirme en un todoterreno para sobrevivir en otros tipos de recorrido”.

Sorpresa: su valentía tuvo un premio inesperado. Van Asbroeck esprintó en los pasos de Montaña, contra Lozano (Novo Nordisk) y Ezquerra (Active Jet), y logró hacerse con el liderato de dicha secundaria. “Normalmente soy un escalador, ¿eh? Esta cualidad para mí es un descubrimiento”, decía riéndose. “El día ha sido perfecto, no podría haber ido mejor. ¡Hasta he conseguido un maillot para el equipo!”. ¿Y ahora? “Creo que voy a intentar defenderlo. Ya que lo tengo… ¿por qué no? Merece la pena intentarlo, ¿no?”, comentaba jocoso, feliz por su descubrimiento.

En este deporte, hasta las historias más b tienen un punto entrañable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s