La resolución del ‘caso Contador’, en diciembre

El Tribunal de Arbitraje Deportivo ha anunciado hoy a través de su página web el aplazamiento de la audiencia sobre el ‘caso Contador’ que iba a tener lugar en los próximos días 1, 2 y 3 de agosto. En él, las dos partes enfrentadas en este proceso, personadas en Alberto Contador y la Real Federación Española de Ciclismo (RFEC) por un lado y por la Unión Ciclista Internacional (UCI) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) por otro, iban a exponer sus argumentos sobre una posible sanción por dopaje durante el Tour 2010 al ciclista madrileño al jurado del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que dispondría a partir de entonces de entre uno y dos meses para emitir un dictamen condenatorio o absolutorio para Contador en base a una mezcla de interpretación legal y sentido común que suele desembocar en resoluciones habitualmente ‘sui géneris’.
El retraso de la fecha de esta audiencia se produce a petición de las partes implicadas, que al igual que hicieron en junio han acordado solicitar un nuevo intercambio de alegaciones por escrito. Con esto los implicados en el proceso se procuran el conocimiento de cuando menos una parte de los argumentos de su contrario, encontrando así nuevos razonamientos en los dossieres ajenos y obteniendo tiempo para contrarrestarlos dado que la audiencia ante el TAS se pospone automáticamente dos meses más.
A partir de ahora viene, a falta de información sólida, especulación pura y dura por mi parte. Este nuevo retraso podría ser un paso más hacia el empate técnico entre ambas partes en el juicio ante el TAS; ambas tendrán perfectos argumentos y respuestas para estos, lo cual provocaría que el dictamen final dependiera de valoraciones minuciosas o incluso subjetivas. Estos dos meses ‘extra’ supondrán también tiempo disponible para que quienes defienden la inocencia de Contador y quienes propugnan su culpabilidad lleguen incluso a consensuar una salida para esta kafkiana situación.
Ambas partes parecen dispuestas a llevar el caso hasta el final. Contador quería defenderse en primera persona, no tenía “nada que esconder” según contó su hermano Fran en El País; Pat McQuaid, por su parte, se descolgó con unas declaraciones beligerantes al comentarista inglés Ned Boulting en las cuales afirmaba no creerse “la historia de la carne”. Sin embargo, tampoco se antoja que tengan prisa por ello vistos los dos retrasos, incluyendo el precedente desde junio a agosto, que lleva la audiencia ante el TAS.
Este retraso pospondrá a su vez el dictamen, que podría haber tenido lugar en septiembre (coincidiendo con la Vuelta) o a lo sumo en octubre, no se dará cuando menos hasta diciembre. Con ello, el positivo por clembuterol de Alberto Contador podría tardar hasta año y medio en traducirse en una sanción o una absolución, insólitas ambas por su naturaleza y su dificultoso alumbramiento.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s