Buenos profesionales sin equipo (y II)

Segunda parte: cinco [más uno] nombres jóvenes
Arueda.com

Continuamos con el reportaje sobre los buenos ciclistas sin equipo que hay en España, centrándonos esta vez en los jóvenes.

Raúl Alarcón (1986, Alicante) A sus 22 años ya ha reunido experiencia durante dos temporadas completando el exigente calendario Pro Tour que le planteaban en Saunier Duval. En él, ha demostrado muchísima fortaleza (apenas siete retiradas en cien días de competición, coeficiente muy bueno para un sub 23) y ciertas cualidades como rodador. No en vano, ha sido capaz de terminar dos París-Roubaix, algo de lo que no pueden presumir muchos ciclistas españoles. Por lo pronto, y en espera de una oferta parra continuar en la categoría reina del ciclismo, se ha recalificado con el Comunidad Valenciana amateur.

Francisco Javier Etxarri (1986, Navarra) Como Alarcón, lleva dos temporadas en el profesionalismo; sin embargo, ha completado un calendario mucho más suave, lo cual se nota en los resultados. Tras un primer año de adaptación en el difunto Grupo Nicolás Mateos de José Luis de Santos, esta última estación ha corrido en Conténtpolis-Murcia acumulando hasta cinco puestos entre los quince primeros en pruebas de nivel como la Vuelta a Murcia. Resulta incomprensible que un escalador de gran calidad y mayor futuro como él aún no haya encontrado hueco en la élite de ciclismo. Se rumorea de él, por otra parte, que Eusebio Unzué le tiene en su cartera para Caisse d’Epargné desde hace mucho tiempo.

José Vicente Toribio (1985, Ciudad Real) Debutó en 2008 con Burgos Monumental, avalado por su asiduidad en las convocatorias de la Selección Española sub 23 y por dos años más que decentes en Caja Rural. Y, en efecto, cumplió lo prometido: como rodador y en las pequeñas subidas, Toribio dio un rendimiento que, si bien no se puede calificar como sobresaliente, sí que fue notable. En carreras de categoría .2 (donde se mezclan profesionales y aficionados) fue donde encontró su mejor hábitat, siendo cuarto en la general final de la Vuelta a Navarra. Estuvo a punto de marchar al equipo americano Rock & Racing junto a su compañero de entrenos Óscar Sevilla, aunque finalmente su conjunto en 2009 será el Andalucía-Cajasur sub 23

Ignacio Sarabia (1983, México DF) Tres años enrolado en el equipo Extremadura-Spiuk le han servido para demostrar su potencia, que asombraba incluso a sus propios compañeros en las concentraciones. Posee una gran polivalencia, siendo capaz de luchar codo con codo con los mejores velocistas en una larga y llana avenida y de batirse al día siguiente con los escaladores en un final en alto. Sólo necesita mejorar su visión de carrera para convertirse en un corredor ganador; sin embargo, para ello le hace falta mantenerse en un equipo de élite…

Alberto Rodríguez (1982, Barcelona) Conoció el profesionalismo en septiembre de 2004 de la mano de Matxin, pasando posteriormente dos años en Massi, uno en Viña Magna y otro (este último) en Conténtpolis-Murcia. Fue en el segundo año en Massi donde mejor rindió, plantando cara a ciclistas de élite en carreras como París-Corrèze ó la Prueba Villafranca de Ordizia. Después, la mala suerte le ha perseguido con caídas y sus correspondientes lesiones, casi siempre en sus mejores momentos de forma. A pesar de ello, su calidad escaladora ha quedado patente ya en varias ocasiones.

Manuel Lloret (1981, Valencia) Entra en este artículo sobre la bocina, tras conocerse hace pocos días el desmantelamiento del que iba a ser su equipo para la próxima temporada, el portugués Cartaxo. Se trata de uno de los mejores contrarrelojistas y rodadores del pelotón, de unas condiciones similares a las de Luis León Sánchez… pero con la progresión cortada gracias a la lacra de la Operación Puerto (ha pertenecido desde siempre a la estructura “maldita” de Vicente Belda), que le ha impedido encontrar hueco en España a pesar de haber ganado una etapa en la Vuelta a Andalucía en su segundo año profesional, una Vuelta a Madrid o el bronce del Nacional CRI. En el agosto pasado corrió la Vuelta a Portugal con Barbot, dando un buen resultado en las contrarrelojes.

Burgos Monumental, el nuevo Viña Magna

Viña Magna cambia de nombre… y de estilo
El equipo Viña Magna, que junto a Orbea forma la dupla de equipos continentales seguros para 2008, tomará el año que viene el nombre de Burgos Monumental como parte del patrocinio que aporta al equipo las instituciones burgalesas.


Este no es el único cambio que sufre el equipo, que además ve como se lleva a cabo una revolución a nivel de ciclistas: se van con destino Portugal el rodador Antonio Cosme y el sprinter Bruno Lima (que no logró adaptarse al ciclismo español); ambos correrán en Riberalves.

Cuatro ciclistas se van a dos nuevos equipos profesionales españoles: mientras los prometedores José Herrada y Alberto Rodríguez van al nuevo proyecto de Ginés García, Grupo Nicolás Mateos – Murcia, Jaume Rovira y Carles Torrent correrán en el equipo Extremadura… si finalmente se resuelven los problemas económicos del equipo.
Por el contrario, hay cinco descartes de Viña Magna que al parecer se verán obligados a colgar la bicicleta: Juan José Abril (rumores le situaron en un equipo continental francés, pero parecen haber quedado en nada), Jesús Tendero, Víctor Gomes, David Martín Peribáñez e Iván Gilmartín. Estos dos últimos casos son un poco más complicados, toda vez que parecían tener la palabra de Julio Andrés Izquierdo para continuar en el equipo en 2008

Del año anterior continúan cinco ciclistas: los prometedores burgales Enrique y Martín Mata, el manchego Sergio Pardilla, Luis Roberto Álvarez ‘Rubi’ y Diego Gallego.

Por el momento, hay confirmadas cinco altas, cinco neoprofesionales sub 23 que vienen a dar un nuevo aire al equipo.

Óscar Pujol (24 años – Valladolid) llega de Azpiru sub 23, donde ha demostrado unas excelentes maneras como vueltómano, sin desentonar en ninguna carrera. Ya dio muestras de su calidad con profesionales en la Vuelta a Asturias, cuando junto a Fernando Torres llevó a cabo una bonita escapada.
Francisco Javier Iriarte (21 años – Navarra) es, en palabras de su director en Seguros Bilbao Mikel Madariaga, «un buen corredor de equipo, que tiene visión y lee bien las carreras e incluso es capaz de rematar». Sin duda un buen refuerzo
Pedro Gutiérrez (21 años – Madrid) llega desde Saunier Duval amateur, donde ha realizado una temporada discreta, de progresión. En principio tiene maneras de escalador.
David Francisco (21 años – Salamanca) es una apuesta personal de Julio Andrés Izquierdo, que afirma que «habremos de tener paciencia con él; es muy joven». Sus características no parecen distar mucho de las de sus compañeros de promoción: regular, trabajador y más bien vueltómano.
José Vicente Toribio (22 años – Navarra) ha sido el último en llegar a la disciplina de Burgos Monumental, en su caso desde Caja Rural. Durante este año ha ido convocado varias veces con la selección española, y ha demostrado grsndes dotes de rodador y escalador haciéndose, entre otros triunfos, con la Vuelta a Toledo.

En breve se esperan más altas en Burgos Monumental hasta completar un mínimo de doce ciclistas en plantilla.